De Proelio Libis

09.04.06

Agricola in agro suo colit terram, sub caelo terrae Libis. Interea, multi milites cum imperatore suo festinant per Montes Magnos, ad Libem. Quid cupiunt facere? Veniunt quod rex sui imperat eos contendere ad terram illam et bellum gerere cum populo. Milites ipsi non vult pugnare, sed debent facere voluntatem regis. Dum contendunt milites de montibus cum hastis et gladiis, Libis populus felix laborat et vivit, nam non sciunt periculum quod venit. Agricola ab agro domum reddit. Osculum uxori dat et ‘Vale, suavitudo.’ inquit. ‘Si auxilio eges, filius noster te succurrere potest. Iam eo ad urbem.’

Agricola exit ad urbem, et uxor eius in casa manet cum filio parvaque filia. Dum ea spectat per fenestram, subito videt illos milites, qui ad casam eius festinant. ‘Bartholomee! Nos serva! Hostes veniunt!’ clamat femina. Filius fortis festinat cum gladio magno sui patris. ‘Fuge, mater, sororemque cape a hoc periculo!’ inquit. Deinde iuvenem fortem oppugnant milites, et eum occidunt, mors prima belli in Libe. Eius corpum mortuum relinquunt et contendunt in urbem. Mater eius et soror currunt ad urbem, sed etiam non incolumes sunt, quod hostes quoque urbem cupiunt oppugnare. Femina populum urbis monet de periculo, et omnes homines conveniunt feruntque gladios et hastas.

Hostes urbem circumveniunt, deinde faciunt magnum proelium. Homines Libis fortiter pugnant, et tandem hostes repellere possunt. Alii milites fugunt, sed rex suus mittit Libi nuntium, qui dicit: ‘Urbs vestra defenditis, sed non dedimus. Venimus iterum!’ Omnis populus territus est, sed incolumis. Itaque Lips se defendit, et in aeternum fortitudonis iuvenis Bartholomei meminit.

Traducción:

Un granjero cultiva la tierra en su campo, debajo del cielo de la tierra de Libe. Mientras tanto, muchos soldados con su general se apuran a Libe por medio de los Grandes Montes. ¿Qué quieren hacer? Vienen porque su rey manda que marchen a esa tierra y hacer guerra contra la gente. Los soldados mismos no quieren luchar, pero deben hacer la voluntad del rey. Mientras que los soldados marchan de los montes con lanzas y espadas, la gente de Libe alegremente vive y trabaja, pues no saben el peligro que viene. El granjero regresa a casa del campo. Le besa a su esposa, y le dice “Adiós, amor. Si necesitas ayuda, nuestro hijo puede ayudarte. Ya voy a la ciudad.”

El granjero sale a ir a la ciudad, y su esposa queda en la casa con su hijo e hija chica. Mientras mira por la ventana, de repente ve a esos soldados, que se apuran a la casa. “¡Bartolomé!” grita la mujer, “¡Sálvanos! Los enemigos vienen!” Su hijo fuerte se apura con la espada grande de su padre. “¡Huye, madre, y toma mi hermana de este peligro!” Entonces los soldados atacan el joven, y le matan, la primera muerte de la guerra en Libe. Dejan su cuerpo muerto y marchan a la ciudad. Su madre y hermana corren a la ciudad, pero no son fuera de peligro, porque los soldados quieren atacar a la ciudad también. La mujer le avisa a la gente de la ciudad sobre el peligro, y todos los hombres reunen y traen sus espadas y lanzas.

Los enemigos rodean la ciudad, y entonces hacen una gran batalla. Los hombres de Libe fuertemente luchan, y a fin les pueden hacer retroceder a los enemigos. Los otros soldados huyen, pero su rey manda un mensajero a Libe quien dice: “Defienden ustedes su ciudad, pero no nos entregamos. ¡Venimos de nuevo!” Toda la gente está aterrorizada, pero segura. Y entonces Libe se defiende, y recuerda por siempre la fortitud del joven Bartolomé.

Escribí esto hoy para practicar mi latín. Todo es escrito con el tiempo presente, porque todavía no he aprendido ningunos otros tiempos en latín.

Leave a Reply